Fandom

Wiki The Legend of Zelda Fanon

The Best Perfume: Cap 01/Comienza la Historia

1.388páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios12 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

The Legend of Brett: The Best Perfume: Cap 01/Comienza la HistoriaEditar

Baby Brett.png

Puedes entender la historia leyendo el prólogo haciendo click aquí.

Capítulo 01Editar

Narrador: Comenzaré contando esta historia desde la tierna infancia del joven Brett. Nació en un barrio muy pobre de la Ciudad Reloj, un barrio donde se encontraba una pequeña feria. Allí trabajaba la madre de Brett, quien se encargaba de vender distintas variedades de frutas. El padre del niño aun no nacido era el encargado de conseguir las frutas, ya sea por medio de comunicación con distintos socios conocidos o por él mismo quitando las frutas de los árboles del Campo de Termina. La feria cerraba oficialmente a las 20:00 hrs (08:00 pm), pero algunas personas se quedaban en la limpieza para obtener dinero extra por el propietario, cuyo hombre era una persona muy cercana con el Rey Damour. Este hombre se llamaba Maikol, pero solo era llamado así por el alcalde de Ciudad Reloj; las demás personas lo conocían por "Don Maikol" o "Señor Maikol". A pesar del duro trabajo de los trabajadores de la feria, quienes comienzan a actuar desde las 04:30 hrs de la madrugada, "Don Maikol" era muy tacaño en el sueldo del mes: ¡solo 150 rupias! Y para remate, a los trabajadores de horario extra, solo les da 165 rupias. ¿El por qué impresiona esto? El sueldo mensual de un doctor es de 2.700 rupias, mientras que el sueldo del rey es de 10.000 rupias o incluso más. Por otro lado, todos los trabajadores de aquí se conocen muy bien, ya que se ven casi todos los días, ya sea en la feria o en su barrio donde se encuentran sus hogares.

  • Volviendo al tema del nacimiento de Brett, un día, mientras la madre trabajaba como siempre, comenzó a sentirse mal diciendo que ya iba a dar a luz. El trabajador que se encontraba al lado de ella, un hombre realmente humilde, decide ayudarla.

Hombre: ¿Pasa algo, señora?

Madre de Brett: (Cae al suelo del cansancio por la lucha) Ay, ay... Señor, ayúdeme... Po-por favor. Ay...

  • El hombre se da cuenta de que dicha mujer estaba embarazada, por lo que decide ayudarla.

Hombre: (Le da la mano) Venga, tome mi mano y levántese. Confíe en mi.

Madre: (Toma la mano del hombre) Ay, gracias.

Hombre: (Comienza a llevar a la mujer) No se preocupe, todo estará bien.

  • El hombre, muy decidido, comienza a sacar a la mujer de su puesto, mientras que el hombre le dice a su hija que se encargue de los puestos para que no roben. Caminaron por un rato hasta llegar a un puesto solitario, donde se encontraban muchos pescados muertos lanzados en el suelo. El olor del lugar podría llegar a ser insoportable, pero, al parecer, según el hombre sería el lugar más apropiado para que la mujer pueda dar a luz. Era un lugar casi solitario, no pasaban muchas personas. La mujer cae al suelo y el hombre la comienza a motivar diciéndole que debe empujar con toda la fuerza posible. La mujer hacía lo que podía, se cansaba, sudaba y gritaba. En algún momento, comenzaron a escucharse algunos llantos de un bebé recién nacido, mientras que la mujer seguía haciendo fuerza. El hombre sacaba de a poco la cabeza, luego los brazos junto con el tronco, hasta concluir con las piernas y los pies. Finalmente, toma en brazos al niño recién nacido, y la mujer ya sin fuerzas, se alegra al ver a su bebé. Luego de un rato...

Hombre: (Con el niño tomado en brazos, se acerca a la madre y le enseña el bebé) Mira... Es un niño. (Sonríe, como si él fuera el padre) ¿Qué nombre le pondrás?

Madre: (Casi sin respiración) Ahh... Creo lo llamará Brett, igual como su abuelo, jeje...

Hombre: (Comienza a intentar recordar algo) Oh, Brett... (Se acuerda) ¡Ajá! Brett, el anti-héroe de nuestras tierras, ¿no es verdad?

Mujer: Exacto, hehe...

Hombre: Me sonaba el nombre pero no recordaba, haha... Bueno, ¿te dejo el niño? Creo que debo a ir atender mi puesto. No te preocupes, mi hija estará a cargo del tuyo. Vuelve cuando puedas.

Mujer: Muchas gracias, señor. No podría dar a luz sin tu ayuda.

Hombre: (Deja al niño en los brazos de la mujer y se levanta) Está bien.

Mujer: (Contemplando a su hijo) Es hermoso... Se parece a su padre.

Hombre: Jeje, me imagino... (Silencio) Bueno, yo me marcho, nos veremos dentro de un rato, señora. (Hace un movimiento corporal muy formal para despedirse y se marcha)

  • La mujer, al terminar de ver la ida del hombre que la ayudó, comenzó a hablarle a su hijo, quien ya había acabado de llorar y, al parecer, ya estaba durmiendo. Luego de unas horas, la mujer se levanta con su niño en brazos y se dirige a su puesto. Ya eran las 18:26 hrs (06:26 pm), por lo que faltaba más de una hora para que el horario oficial de la feria concluya. Al llegar las 20:00 hrs, "Don Maikol" llega a la feria para observar y vigilar. Cuando llega al puesto de la madre de Brett.

Maikol: La felicito al vender una gran variedad de frutas.

Madre: (Meneando a su hijo en brazos) Gracias, Don Maikol.

Maikol: De nada. Pero lamento decir que es una verdadera lástima al ver a una trabajadora de mi feria con un "guacho" recién nacido y, que al parecer, nació en algún lugar de aquí.

Madre: (Levanta la mirada a Maikol muy seria) Don Maikol, tengo derecho a dar a luz a mi hijo aquí. Los hospitales de la ciudad no permiten la entrada de mujeres como yo. Y lamento decir que mi hijo estaba a punto de dar a luz hace unas horas, me sería imposible llegar desde aquí hasta el hospital más cercano.

Maikol: Le puedo decir que ese es no es mi problema, lo siento mucho. Gracias a esto, usted, sus frutas, su puesto, su local, y su "guacho" se largan de aquí. Y para concluir, quiero decir que no los quiero ver por aquí nunca más.

Madre: ¿Q-qué...?

Maikol: (Pone su mano en un bolsillo y saca cinco rupias naranja, que equivalían a 200 rupias cada una) Tome señora. Espero que esté satisfecha con esto (Tiende la mano con las rupias hacia la mujer).

Madre: (Mira las rupias y luego vuelve a levantar la mirada hacia "Don Maikol") ¿Y después de todo lo que hice por esta feria me hace esto? ¿Qué tipo de personas son ustedes?

Maikol: ¿Ustedes?

Madre: Tú y tus hombres de esta ciudad asquerosa, quienes creen que cuidan nuestra ciudad y Termina entera, pero en realidad, solo la están destruyendo poco a poco.

Maikol: ... (Queda en silencio) Y bien, ¿Las aceptas o no?

Madre: ... (Mira la rupias y vuelve a mirar a Maikol) Métase esas rupias donde mejor le quepan, caballero. (Sale de su puesto y se marcha corriendo con su bebé en brazos)

Maikol: (Mira hacia abajo y luego da media vuelta para observar la corrida de la mujer) Hmm, qué patética... (Cierra el puño con la rupia y vuelve a colocarla en el bolsillo)

  • La mujer corrió con su bebé en brazos hasta llegar a su hogar, donde dejó al niño descansando en un sofá y ella se lanzó a la cama a echarse a llorar. La casa estaba ubicada en el Campo de Termina. La mujer vivía con el legendario anti-héroe, quien le fue a hablar al cabo de un rato al escuchar los llantos.

Anti-héroe: (Se dirige a la cama y se sienta al lado de la mujer) ¿Qué ha pasado?

Madre: (Llorando) Oh, Brett... Tu nieto... Por tu nieto me han expulsado de la feria y quedé cesante.

  • De una manera extraña, la mujer llamaba al anti-héroe por su nombre y no como debería ser, "suegro".

Anti-héroe: ¿Quién fue? ¿El estúpido de Maikol?

Madre: Sí, ese mismo... (Aun llora)

Anti-héroe: Me temía eso... Ese hombre es muy cruel, lo conozco de hace un tiempo... En fin, mi hijo debe estar por llegar, seguro que él te consolará.

Madre: No se... Quiero irme de aquí, este lugar me hace mal.

Anti-héroe: ¿Te refieres a Termina? ¿Tus tierras natales?

Madre: (Levanta la cabeza y mira a su suegro) Sí, de Termina...

  • El anti-héroe queda sin palabra alguna, y un silencio muy profundo tormenta sobre la habitación. Este silencio es interrumpido de nuevo por la madre de Brett.

Madre: Ya dije, no quiero seguir viviendo en estas tierras, donde la mayoría de las zonas están con el "famoso" régimen totalitario. Ya no aguanto que unos hombres de Ciudad Reloj y otras áreas de Termina me estén diciendo lo que yo tenga que hacer obligatoriamente. Este mundo no es igual al que yo conocí y crecí, y es una pena que yo no me pueda acostumbrar a todo esto... Mira, hasta unas personas de la ciudad intentaron protestar hace unos meses, ¿y qué pasó? Todo fueron enviados a muerte por el propio rey... ¡Qué asco de vida!

  • El anti-héroe sentado al lado de ella, comprendía lo que decía su nuera. El mundo que él conoció era más distinto del que se está viviendo en la actualidad, lo tenía muy claro, pero solo estaba en silencio. La mujer aparta la vista del anti-héroe y vuelve a echar a llorar.

Anti-héroe: Bien... ¿Quieres que te deje sola?

Madre: No lo se... es decisión tuya.

Anti-héroe: Está bien, me quedaré contigo.

  • El bebé recién nacido tenía un comportamiento muy tranquilo. No se escuchaba llorar en ningún momento. Ya casi por la noche, llega el esposo de la mujer, o sea, el padre del niño Brett. Este llega al cuarto, donde ve a su hijo durmiendo aun en el sofá, y a su padre sentado al lado de su esposa que ya no estaba llorando. El padre se acerca al bebé y lo carga con sus brazos.

Padre: (Sonriendo) Está muy lindo, se parece a mi.

Anti-héroe: Ya era la hora de que nazca ese niño, y también la hora de que llegues.

Padre: (Levanta la mirada hacia su padre) Lo siento, pero mi trabajo está surgiendo algunos problemas...

Madre: (Interrumpe algo el discurso de su esposo) El mio igual.

  • El padre del niño recién nacido saca la mirada a su padre y mira a su esposa, quien ya tenía los ojos hinchados por tanto llorar.

Padre: ¿Por qué has estado llorando? Se supone que debería estar feliz porque nació nuestro hijo (Sonríe mirando a su hijo).

Anti-héroe: (Algo incómodo) Creo que yo no tengo nada que hacer aquí. (Se levanta de la cama y habla mirando a los dos) Esto debe ser una conversación privada. Nos vemos más tarde (Sale de la habitación).

Padre: ¿Qué está pasando?

Madre: Ay... Perdóname, pero me han echado del trabajo...

Padre: ¿Qué?...

  • El hombre había quedado sin palabras. Solo dijo un "¿Qué?" muy sorprendido y asustado por la mala noticia. La madre, muy decepcionada de sí misma, agacha la cabeza y continúa.

Madre: Sí... El dueño de la feria no permitió que yo y mi hijo estemos en el trabajo juntos, así que decidió echarnos.

Padre: (Enojado) Pero... ¿Qué clase de dueño es ese?

Madre: (Levanta la mirada) Un hombre que trabaja para el Rey Damour, nada especial.

  • Los dos saben que cada persona que trabaja para el Rey Damour tiene mal corazón, no tiene compasión y piedad hacia las otras personas. El hombre se acerca con el bebé en brazos y se sienta al lado de su esposa.

Padre: Hmm... (Suspiro) Bueno, yo también no tengo muy buenas noticias...

Madre: ¿Qué pasa?

Padre: (Mirando hacia abajo) Frutas... Los árboles no dan mucha fruta en esta temporada, por lo que cada árbol que estoy viendo en estos últimos días no han dado nada de nada. Además, la empresa en la que voy a buscar algunas frutas, están quedando secos, y los otros socios que conozco les está pasando lo mismo.

Madre: Oh...

  • La madre del niño Brett comenzó a recordar lo que había hablado con su suegro.

Madre: (Tímidamente) Oye...

Padre: (La mira) ¿Si?

Madre: Emm... Mira, esto lo hablé con tu padre hace un rato.

Padre: A ver, ¿qué cosa?

Madre: (Aún tímida) Eeh... Lo que pasa, es que me quiero ir de Termina...

Padre: (Se sorprende) ¿Irte de Termina?

Madre: Si... Ya no aguanto estar en este mundo.

Padre: ¿Por qué no quieres seguir aquí?

Madre: Nosotros nacimos casi en el mismo año. Si te das cuenta, cuando éramos niños, este mundo no era así. Cada uno era libre de hacer lo que quería. Pero ahora no, todo es distinto... Muchos amigos míos están muertos o presos por culpa de ese par de imbéciles, Maikol y Damour.

  • Con estas palabras, la mujer había dejado la timidez de un momento a otro. Con estos dos últimos nombres, "Maikol y Damour", los dos se miran atentamente sin decir nada por un rato, y luego se abrazan profundamente.

Padre: (Aún abrazándose, le dice en el oído) ¿Dónde quieres ir?

  • La mujer sacó una pequeña sonrisa al oír estas palabras. Se dejan de abrazar, se toman de la mano, se miran atentamente y la mujer responde: "A Hyrule". Al decir esto, el hombre asiente con la cabeza, sonríe junto a ella y se vuelven a dar un abrazo, mientras que el bebé estaba entre los dos cuerpos abrazados. Luego cayó la profunda noche, los dos salen de la habitación junto con el recién nacido y le dicen al anti-héroe que partirán hacia Hyrule. Este no se impresiona por la noticia, incluso, sonríe junto a ellos.

Narrador: Los cuatro ya están decididos para partir a Hyrule, unas tierras algo lejanas de Termina. Por esto, cada uno deberá buscar algo de agua y comida para el viaje. Al otro día, muy temprano por la mañana, el anti-héroe decide ir a Ciudad Reloj a buscar comida y agua. Luego, el padre se levanta y mira su reloj, eran las 06:42 hrs de la mañana. Su esposa aún estaba durmiendo junto con el niño al lado de ella, que no ha llorado en toda la noche. El bebé solo lloró cuando nació. El hombre se viste y parte al Pueblo Goron ubicado en las montañas del norte de Termina, que ahora están en Verano, para buscar comida y agua. La mujer despierta, mira el reloj y son las 08:13 hrs de la mañana. Estaba feliz, tanto por dormir cómodamente que por su viaje a Hyrule en familia. Comienza a vestirse, pero no para salir a la ciudad o algún otro lado en busca de algo, solo se quedará cuidando la casa. Eran las 09:28 hrs de la mañana. La mujer se estaba vistiendo después de un baño de tina. Estaba muy feliz aún, pero todo esto cambiará después de un acontecimiento que les contaré...

  • El esposo llegó corriendo desde las montañas. Entra a la casa, busca la mejor cantidad de ropas, comida, agua y cosas de higiene. Su esposa estaba en el baño, aún vistiéndose. Eran las 09:29 hrs. El hombre comenzó a tocar muy fuerte la puerta del baño diciendo:

Padre: ¡Vamos, amada mía! ¡¡Sal de ahí!! ¡¡Rápido, por favor!!

Madre: (Desde el baño) ¡¡¡Ya voy!!!

Padre: ¡¡Apúrate, se hará...!!

  • Las palabras del hombre se ve interrumpida por una fuerte, pero muy fuerte explosión que se escuchó desde el sur de Termina. La casa está ubicada al suroeste de Termina, por lo que se sintió realmente fuerte. Eran las 09:30 hrs, una hora realmente precisa para una explosión.

Madre: (Aun desde el baño) ¿¡Qué fue eso!?

  • El esposo solo había quedado asustado por dicha explosión. Al cabo de un rato, se escuchó una segunda. Por ello, el hombre comienza a golpear la puerta para que su esposa salga de ahí rápidamente. Luego se escuchó una tercera, una cuarta, y una quinta explosión. La mujer ya salió del baño.

Madre: (Asustada) ¿Qué está pasando, amor?...

Padre: (La agarra del brazo) ¡Solo ven conmigo! (Comienza a llevar obligatoriamente a su esposa)

Madre: ¡Espera! ¡Nuestro hijo!

Padre: Amor, no hay tiempo para él (Se escuchan dos explosiones más).

Madre: ¿¡Queeeé!? ¡Él ha sido nuestro...!

  • La frase de la madre del niño Brett se ve interrumpida por una fuerte explosión que colisionó al lado de su casa, destruyendo el área del baño. La mujer comienza a gritar y a llorar por el susto. El hombre intenta mirar lo que cayó en su casa mientras llevaba a su mujer: no era un bomba, era un Barril de Pólvora, un objeto que solo es usado por los Goron. El hombre junto a la mujer, quien esta última estaba en estado de "shock", ya habían salido de la casa, pero no habían pasado ni siquiera unos 50 cm desde que dijeron esto:

Padre: (Pensando: Esto es peor de lo que pensé.) ¡No hay tiempo, mujer! ¡¡¡Vamooos!!!

Madre: (Intenta soltarse) ¡Pero...! ¡¡Nuestro hijo!! (Suelta algunas lágrimas)

Padre: (Se da vuelta y mira a su esposa) ¡Tú quieres vida! ¡Tú querías irte a Hyrule! ¡¡Eso vamos a hacer!! ¡¡Construiremos una nueva vida en esas tierras!!

Madre: ¡Yo no quería una nueva vida! ¡¡Solo quería irme a Hyrule junto a ti, tu padre y nuestro hijo!!

  • En eso, llega un nuevo Barril de Pólvora que cae a unos metros de ellos. El hombre y la mujer miran la explosión juntos. La mujer solo quedó mirando la explosión, el hombre reacciona y le dice:

Padre: (Suelta la mano para tomar la cara de la mujer) ¡Mírame! ¡¡Mírame, amor!!

  • La mujer aparta la mirada donde ocurrió la explosión y mira a su esposo con un rostro que demostraba lo aterrada que estaba.

Padre: ¡No hay tiempo que perder! ¡Yo quiero vivir! ¡Tú quieres vivir! ¡Mi padre se hará cargo de nuestro hijo, te lo aseguro! ¡Si queremos vivir en Hyrule, debemos irnos ahora! ¿Por qué? ¡Porque los ciudadanos y el alcalde estarán desconcentrados con la gente de su ciudad y no nos tomarán en cuenta, así, nosotros aprovechamos de colarnos en la Torre del Reloj y nos vamos a Hyrule! ¿Entiendes?

  • La mujer asiente con la cabeza muy asustada.

Padre: Muy bien... (Le besa la frente) Ahora vamos, ¿si? (La mujer, sin palabras, asiente una vez más.) Muy bien... ¡A correr!

  • Así, los dos corren rumbo a Ciudad Reloj para llegar a su destino. Mientras corrían y grandes cantidades de bombas y barriles de pólvora caían hacia el Gran Pantano, la mujer da media vuelta mirando hacia la casa en donde quedó su hijo y dice cayéndole muchas lágrimas:

Madre: Cuídate hijo, te veré algún día, lo juro... Poco te conocí, pero de igual manera... Te amo.

  • Cuando la mujer acaba de decir esto, de un momento a otro, todo queda oscuro y comienza a ver la gente de la ciudad. El niño Brett había quedado solo, pero, a pesar de las fuertes explosiones y ruidos, el niño permanecía dormido, ni siquiera se despertaba o lloraba por el susto de las explosiones. Cuando el reloj indicaban las 10:17 hrs del día, las explosiones acabaron de escucharse. El anti-héroe llega a la casa cuando el reloj apuntó a las 11:30 hrs, dos horas después del comienzo del atentado. Las causas eran desconocidas hasta ahora. El anti-héroe se percató de que la casa ya fue abandonada, va a la habitación y encuentra con su nieto aún dormido.

Anti-héroe: (Bromeando) Vaya, sí que eres un dormilón.

  • A pesar del gran caos que acaba de ocurrir, el anti-héroe sacó alguna que otra broma con su nieto abandonado. El anti-héroe, por primera vez, se acerca a su nieto para conocerlo mejor.

Anti-héroe: De alguna manera, te pareces mucho a mi... Demasiado diría yo. Y por lo que veo, tu olfato no decepcionará. Hmm... (Suspiro) Es una lástima que tus padres se fueron sin ti. Para tu padre, creo que siempre fuiste una carga, desde que estuviste en el vientre de tu madre. Pero bueno... Las cosas son así. Te quedarás con tu viejo abuelo, Brett.

  • El anti-héroe se sentía algo raro al llamar a su nieto con el mismo nombre que llevaba él. Continuó...

Anti-héroe: Sé que las aromas serán parte de tu vida... Mmm... Ya veo. Puedes estar durmiendo, aun así, puedes conocer y reconocer todos los olores que lleguen hacia a ti. Al parecer, tu sentido del olfato fue muy desarrollado gracias a mi. En fin... Brett, mi nieto, serás como mi hijo a partir de hoy. Será un agrado compartir contigo. Te aseguro que te cuidaré hasta el fin de los días y no te sucederá lo mismo que te pasó a ti hace un rato una vez más y mucho menos de lo que me pasó a mi hace 51 años...

Narrador: El anti-héroe tenía 51 años de edad. El hombre se sentía muy unido a su nieto, queriéndolo ya como un hijo y sin haber tenido una actividad con él. La niñez de Brett será explicada en el próximo capítulo, donde daré la historia de su niñez junto a su abuelo y un romanticismo infantil entre este niño y la chica del Rancho Romani, quien lleva el mismo nombre del rancho, Romani.

La historia continuará...

Véase el siguiente capítulo haciendo click aquí.

Recuerda comentar: "Si no comentas, no leíste el capítulo". Acepto dudas, te las puedo resolver, y críticas, para mejorar el fic. ^_^

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar