Fandom

Wiki The Legend of Zelda Fanon

The Best Perfume: Cap 02/Niñez

1.388páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios7 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

The Legend of Brett: The Best Perfume: Capítulo 02/NiñezEditar

Baby Brett3.PNG

Puedes entender la historia leyendo el capítulo anterior haciendo click aquí.

Capítulo 02Editar

Narrador: La niñez de Brett fue algo parecido al de su abuelo. Como sabemos, el niño fue abandonado cuando recién nació, solo que fue abandonado en una casa junto con el ruido de las bombas aéreas de la gente Goron contra los Deku, quienes estaban comenzando una guerra. Esta guerra duró mucho tiempo más, por lo que el niño Brett creció junto con la guerra presente. Como él y su abuelo vivían en el Campo de Termina, debían tener precauciones por las distintas bombas Goron, Zora y Deku, que caían en los alrededores. El anti-héroe hacía lo que podía por cuidar de su nieto. La guerra tardó unos siete años. Cuando Brett era un bebé, se podía ver desde el Campo de Termina el gran Palacio Deku ubicado en el Gran Pantano. Una de las consecuencias de esta guerra, es que el Palacio Deku fue destruido en su totalidad, por lo que desapareció del mapa. Cabe destacar que el Campo de Termina fue destruida en un 80% debido a la gran cantidad de bombas caídas en esa zona. El estado en que quedaron el Océano del Oeste y las Montañas del Frío son desconocidos. Afortunadamente, la Ciudad Reloj no recibió daño alguno. El Rey Damour tenía todo preparado por si le llegaba alguna bomba o alguna de las cuatro áreas le declare la guerra. Al anti-héroe no le importaba mucho lo que suceda a su alrededor, solo se preocupaba de su nieto y del Rancho Romani. Este rancho fue un lugar muy importante para el niño Brett, quien vivió la mayor parte de su niñez en ese lugar gracias a la gran amistad entre él y Romani, la chica del rancho. A continuación, daré la historia de la niñez de Brett.

  • El niño ya había crecido, tenía ocho años de edad. Como dije antes, vivió durante la gran guerra que impactó en toda Termina, a excepción de la Ciudad Reloj y del Cañón Ikana. Brett vivía cerca del Rancho Romani, por ese entonces, él había querido ir al rancho desde que aprendió a hablar, a los seis años. El anti-héroe le decía que aún no era la hora de salir de la casa, ya que la guerra aún continuaba y las bombas caían en lugares aleatorios, por lo que era peligroso. Cuando todo se había calmado, el niño Brett había salido de casa por primera vez. El niño no podía creer lo grande que era el Campo de Termina. Con la felicidad de la salida, comenzó a correr por toda la pradera. El anti-héroe se dio cuenta que cuyo niño tenía una velocidad increíble, casi llegando a la velocidad que tenía él mismo en su niñez. Cuando el niño concluyó su viaje por la pradera, vuelve a la casa.

Brett: (Muy feliz por la salida) ¡Abuee!

Anti-héroe: Oh, Brett, volviste.

  • La escena estaba ocurriendo en la cocina de la casa. El niño Brett, al parecer, ya sabía que el anti-héroe era su abuelo y no su padre. El viejo hombre estaba preparando el desayuno. Eran aún las 08:19 hrs de la mañana.

Anti-héroe: ¿Cómo estuvo la salida?

Brett: ¡Increíble! No creí que la pradera era tan grande.

Anti-héroe: Claro... Imagínate, Brett. Yo tuve que recorrer toda esta pradera miles de veces cuando yo solo tenía quince años.

Brett: (Sorprendido) ¿Quince años?

Anti-héroe: (Deja hirviendo el agua) Claro. Yo y otras personas más, recorríamos toda Termina en busca de algo muy importante.

Brett: ¿Y qué buscaban?

Anti-héroe: Buscábamos un objeto muy sagrado de nuestras tierras.

Brett: ¿Qué era?

  • El niño Brett estaba muy motivado escuchando la historia, haciendo preguntas con tanta curiosidad.

Anti-héroe: Era el Cristal Dorado.

Brett: (Con total ignorancia) ¿Cristal Dorado? Nunca me contaste de eso, abue.

Anti-héroe: (Comienza a hervir el agua) Lo se, es una historia muy larga... Es mejor contártelo un día en que estés con sueño, para así te duermas.

Brett: (Sonríe) Está bien.

  • El anti-héroe saca la tetera en donde dejó el agua. Como estaba algo tibia antes de colocarla, hirvió de inmediato. Por la tarde, Brett le recordó a su abuelo sobre el posible viaje al Rancho Romani. El anti-héroe acepta y Brett se pone muy feliz. Cuando terminaron de vestirse, salieron de casa y se dirigieron al rancho, que se encontraba muy cerca, por lo que no tardaron nada en llegar. Eran las 16:48 hrs (04:48 pm) y el sol impactaba con fuerza. La joven Cremia, quien dirigía el rancho, se encontraba en la entrada y da la bienvenida a los visitantes.

Cremia: (Con un rostro sonriente) Bienvenidos al Rancho Romani, pueblo de la Reserva Romani. ¡Disfruten!

Anti-héroe y Brett: ¡Gracias!

  • El anti-héroe esperaba ver a una querida amiga. Brett, por su parte, estaba muy feliz por la llegada al rancho y sorprendido por lo grande que era. El niño comienza a olfatear por distintas direcciones.

Brett: (Hablando a su abuelo) Aquí no huele muy bien...

Anti-héroe: Es de esperarse, Brett. Es un rancho, ¿qué esperabas?

Brett: Ugh...

  • El niño Brett había conocido semejantes olores que no les agradó mucho. Al cabo de unos minutos, llegaron a la casa del rancho. Como era de esperarse, a un lado se encontraba el establo.

Brett: (Aguantando el olor) ¿Qué es eso que está allí?

Anti-héroe: Ese es el establo, Brett. Se pueden encontrar caballos, vacas y una variedad de animales... Ha crecido bastante a mi última visita.

Brett: (Pensando: Con razón está ese olor.) Ah...

  • El anti-héroe toca la puerta de la casa del rancho. La persona que abre la puerta era una niña. Brett la queda mirando fijamente.

Niña: (Algo tímida) Hola, ¿qué se les ofrece?

Anti-héroe: Hola, jovencita. ¿Aquí se encontrará Romani?

Niña: Sí, yo soy Romani... ¿Qué busca?

Anti-héroe: Oh, veo que tu madre te puso el mismo nombre de tu abuela.

Romani: ¿Cómo sabe?

Anti-héroe: Oh, perdón por no presentarme... Soy un amigo de tu abuela. Mi nombre es Brett, y este es mi nieto quien lleva el mismo nombre.

Romani: Ah... (Mira al niño Brett) Ho-hola.

Brett: (Aún mirándola fijamente) Hola...

  • El anti-héroe se percató de la timidez de ambos chiquillos y solo reía por sí mismo para que los otros no se den cuenta. Romani, al escuchar el "Hola" de Brett, esta sonría tímidamente y aparta la vista mirando hacia abajo y luego al anti-héroe. Brett solo permanecía inmóvil mirando a la joven niña.

Romani: (Aún tímida) ¿Quieren pasar?

Anti-héroe: Sería un agrado.

  • Romani se aparta de la puerta para dar paso a los visitantes. Brett mira la casa y se sorprende lo bello que es en comparación con la de él y su abuelo. El anti-héroe, por otra parte, sonreía de felicidad mirando los alrededores de la casa.

Romani: ¿Buscan a mi abuela?

Anti-héroe: Yo la busco. Mi nieto solo viene conmigo para conocer el rancho.

Romani: Oh, entiendo... Iré a decirle a mi abuela. (Comienza a subir las escaleras)

Anti-héroe: (Mientras Brett miraba subir a Romani, este lo mira) Será mejor que quites un poco la vista de la chica, Brett. La haces sentir algo incómoda y aun más tímida.

Brett: (Mira a su abuelo) Está bien... Lo siento.

Anti-héroe: No, no hay por qué... Recuerdo que a mi me pasó algo parecido, así que no te preocupes, jeje.

  • Brett aparta la vista a su abuelo y comienza a mirar los alrededores de la casa. Como siempre hace, comienza a oler cada objeto y muro que se cruzaba mientras observaba. En algún momento, la niña Romani baja las escaleras y le dice al anti-héroe:

Romani: Mi abuela dice que subas junto a tu nieto.

Anti-héroe: (Sonríe) Vale, gracias. Brett, ven conmigo.

Brett: Sí...

  • Los dos comienzan a subir las escaleras. Romani iba detrás de los dos, al parecer, no le gustaba estar sola. Finalmente, llegan a una puerta. El anti-héroe la abre y los tres entran a la habitación. Ahí se encontraba, sentada en una silla, una mujer con casi de la misma edad del anti-héroe.

Mujer: Ya esperaba tu visita, Brett.

Brett: ¿Eh?

Anti-héroe: (Sonriendo) Brett, no lo dice por ti, lo dice por mi.

Mujer: Jojo, veo que tu nieto lleva el mismo nombre, ¿eh?

Anti-héroe: (Comienza a acercarse de a poco a la mujer) Lo mismo digo por tu nieta.

Mujer: Jeje. (Abraza al anti-héroe)

Anti-héroe: (Recibe el abrazo y mientras se abrazan) Te echaba mucho de menos, Romani.

Romani 2: Lo mismo digo, Brett.

  • El niño Brett solo miraba atónito a dicha escena, sin saber lo que pasaba. La niña Romani se acerca y queda al lado de Brett. Estos dos se miran y Romani dice, algo en silencio para que los otros no escuchen:

Romani: Creo que tenemos que irnos de aquí... Es lo mejor.

Brett: (Muy tímido) E-está bien por mi...

Romani: (Sonríe tímidamente y toma el brazo de Brett) Ven.

Brett: (Se deja llevar) Voy...

  • Los dos niños salen de la habitación y dejan al anti-héroe junto a la ex chica del rancho juntos. Finalmente, Romani lleva a Brett fuera de la casa, saliendo hacia el rancho. En algún momento, Romani se detiene en una caja que está al frente del establo. Ella se sienta e invita a Brett hacer lo mismo. Este lo hace y comienzan a charlar.

Romani: (Mira a Brett) ¿Tu nombre es Brett?

Brett: (Este mira a Romani y contesta tímidamente) Sí, el mismo.

Romani: Jeje, no hay por qué estar tímido. (Sonríe) Mi nombre es Romani, soy la actual chica del rancho. ¡Encantada!

Brett: Oh, vale... ¿Ella era tu abuela?

Romani: Así es. Creo que tu abuelo y mi abuela se conocían, por eso se dieron un abrazo tan amistoso.

Brett: (Sigue algo tímido, no tanto como antes) Ya veo...

Romani: ¿Qué edad tienes?

Brett: Tengo ocho años...

Romani: Jeje, eres más pequeño que yo. (Sonríe) Yo tengo diez años.

Brett: Ah... Vale, jeje.

Romani: Mmm... (Mira a su alrededor y luego vuelve a mirar a Brett) ¿Quieres conocer un poco más el rancho?

Brett: No estaría mal.

Romani: Vale. (Agarra el brazo de Brett y se levanta de la caja) ¡Ven conmigo!

Brett: (Se deja lanzar) Ahí voy.

  • Los dos comienzan a correr alrededor del rancho. Romani lleva a Brett a distintas zonas del rancho, como la Choza de las Gallinas, el Canódromo, incluso el establo. En algún momento dado, la timidez de los dos niños había desaparecido por completo, llevándolos a jugar en los alrededores del rancho. Los dos se divertían mucho, mientras que la vieja Romani y el anti-héroe comenzaron a comentar desde la ventana de la habitación en la que estaban.

Romani 2: Tu nieto es como tú, ¿no es así?

Anti-héroe: Es rápido como yo; tímido, igual como lo era yo en mi niñez y adolescencia. Tiene muchos parecidos a mí, es la verdad.

Romani 2: Se ve que mi nieta y tu nieto se llevarán muy bien. (Indica en dónde están jugando los niños) Mira, lo están pasando muy bien.

Anti-héroe: Lo se, jeje.

Romani 2: Mmm... Por lo que veo, tu nieto tiene una gran diferencia contigo.

Anti-héroe: (Mira a la vieja Romani) ¿Cuál?

Romani 2: (Aun observando desde la ventana) Se ve que tu nieto no lleva rasgos traviesos, en cambio, tú llegabas a destruir una tienda de juegos de la ciudad como travesura, ¿no recuerdas?

Anti-héroe: Ah, verdad... Jaja, que tiempos. (Vuelve a observar a los niños de la ventana)

  • Y así, los dos viejos seguían recordando viejos tiempos. En el atardecer, más o menos las 20:51 hrs (08:51 pm), Brett y su abuelo comenzaron a despedirse de las mujeres del rancho. El anti-héroe decía que iban a volverse a ver en algún otro día. Ya cuando estaban en la puerta del rancho, la niña Romani corrió hacia los dos hombres y le dijo a Brett:

Romani: (Sonriente) Nos vemos, Brett. Adiós.

Brett: (Sonriente igual) Lo mismo digo. Adiós.

Romani: Otro día volveremos a jugar.

Brett: (Yéndose) Por supuesto. (Hace un seña de adiós)

  • Un día, cuando Brett ya tenía diez años de edad, estaba en el Campo de Termina tendido sobre una piedra. Comenzaba a conocer todos los olores que se le cruzaban en sus alrededores. Podía reconocer el olor a madera, olor a césped, el olor a las vacas del rancho, etc... Mientras que comenzó a conocer olores como el del pantano, el olor marino, el lejano aroma a muertos desde el Cementerio Ikana, entre otras. Luego comenzó a oler en dirección a Ciudad Reloj, donde se confundió por la gran variedad de olores que sintió, por lo que no pudo reconocer las diferentes aromas. Para conocerlas, debía estar dentro de ese lugar cerrado que él no conocía. Un día, mientras estaba almorzando con su abuelo...

Brett: ¿Qué hay en ese lugar tan cerrado que se encuentra en medio de la pradera?

Anti-héroe: (Deja de comer y mira a su nieto) Te refieres a la Ciudad Reloj, ¿no es así?

Brett: ¿Ciudad Reloj?

Anti-héroe: Sí. Es así el nombre que se le dio a esa antigua ciudad de nuestras tierras, Brett.

Brett: Así que... ¿era una ciudad?

Anti-héroe: Así es... ¿Por qué preguntaste por esa ciudad?

Brett: Es que, hace unos días, estaba conociendo olores de Termina, hasta que me crucé con ese lugar, la ciudad, y me di cuenta que hay una gran variedad de olores... ¿Y si vamos allí algún día?

Anti-héroe: Es un lugar donde no se puede vivir tranquilamente, Brett. Si alguien entra allí para vivir algunos días, podrás salir de allí muerto o muy anciano.

Brett: ¿Por qué?

Anti-héroe: A diferencia del Rancho Romani o de nuestro hogar, allí se encuentra un rey, quien lidera las acciones de toda la ciudad. Además de eso, el rey tomó un régimen totalitario a la ciudad, por lo que uno no es libre de hacer lo que quiera. Ellos te obligan a hacer lo que ellos quieran, así que es mejor no ir, o no saldremos nunca de allí.

Brett: Ah... Entiendo.

  • Brett se decepcionó al oír estas palabras del anti-héroe, creyendo que le iba a decir algo mucho más positivo, hasta llegar a oír que podrían visitar dicho lugar algún día. Cuando Brett ya tenía once años de edad, él y su abuelo vuelven a visitar el Rancho Romani. Al igual que Brett, Romani ya había crecido, tenía trece años. El anti-héroe y su nieto no había visitado el rancho de hace un buen tiempo. Cremia no estaba en la entrada, era un día domingo, estaban libres. Ya más adentro del rancho...

Romani: ¡Brett! (Va corriendo hacia el niño Brett)

Anti-héroe: (Mientras Romani se acercaba le dice a Brett) Ahí viene... No seas tímido y sé amable, Brett, ya se conocen lo suficiente para que estés tímido.

Brett: Lo sé, abue.

  • Romani llega donde Brett y estos se abrazan. El anti-héroe mira de reojo, sonríe y se va de la escena, para así llegar en donde estaba la vieja Romani, la casa del rancho.

Romani: (Dejando el abrazo y mira a Brett) Te extrañé.

Brett: (Mira a Romani) Yo también a ti.

Romani: ¡Pero ya estás aquí! (Sonríe) Ven, quiero enseñarte algo. (Agarra el brazo de Brett)

Brett: Como digas.

  • Romani llevó al niño Brett al establo, donde estaba una vaca recién nacida. El niño miraba con asombro a la cría que había nacido hace dos días según Romani.

Romani: ¿A que es lindo?

Brett: Sí, jeje.

Romani: Tener una nueva cría es muy bueno para nosotros... Están quedando muy pocas vacas en el rancho.

Brett: ¿Por qué?

Romani: (Mira a Brett) No tengo idea, pero es raro... (Sonriendo) Bueno, ¿vamos a la casa? Ahí están los demás.

Brett: Claro. (Sonríe)

  • Los dos se dirigen a la casa del rancho. Brett vio a Talon, uno de los pocos hombres del rancho, quien es el esposo de Malon, la madre de Romani y hermana de Cremia.

Talon: (Mientras saludaba a Brett) Estás grande, chico. Has crecido bastante de la última vez.

Brett: Gracias, señor.

Malon: (Se acerca a Brett y lo saluda de forma muy tierna, algo típica de ella) Huy, que estás grande. ¿Qué edad tenís ahora?

Brett: Once, señora.

Malon: Con razón... La última vez que nos vimo' fue cuando tenías diez, ¿no?

Brett: Creo que sí, hehe...

Narrador: El niño Brett ya había crecido, teniendo once años de edad. Tenía un comportamiento algo tímido con los adultos, a excepción de su abuelo y con Cremia. Malon y Talon no tenían un lenguaje muy formal en conversar en comparación con las demás personas del rancho. A veces, los dos viajan al Gran Pantano, a las Montañas del Frío o al Océano del Oeste en vacaciones. En algunas ocasiones, Talon visita por cuenta propia a la Ciudad Reloj para enviar leche al Rey Damour y los demás. Por esta razón, Talon no era la persona indicada para hablar con el anti-héroe. Mientras que Malon, a veces, envía leche al Bar Lácteo de la ciudad o un envío especial a unas personas que viven en el Cañón Ikana. Volviendo a lo anterior, la amistad entre Brett y Romani se incrementa aun más, ya que el niño Brett, teniendo una edad algo más avanzada, comienza a visitar el rancho más seguido sin el acompañamiento de su abuelo. En un día jueves en el rancho, en el atardecer, Romani y Brett estaban sentados en el césped del rancho mirando la caída del sol.

Romani: ¿No es bonita la puesta de sol?

Brett: Sí, lo es...

Romani: Jeje...

  • Se abre un silencio algo incómodo, pero es interrumpido por Brett.

Brett: Tengo una duda.

Romani: (Mira a Brett) ¿Cuál?

Brett: (Mira a Romani) ¿Por qué protegen tanto a las vacas?

Romani: ¿Por qué lo dices?

Brett: No lo sé... Ahora que visito más seguido el rancho, me doy cuenta de que cuidan demasiado a las vacas.

Romani: Bueno... No te lo he contado, pero aquí y en la Ciudad Reloj, donde enviamos cantidad de leche, consideramos a las vacas como dioses, ya que son las únicas vacas que pueden dar Reserva Romani, una leche muy especial.

Brett: ¿Reserva Romani?

Romani: Sí. Es una leche que ni tú ni yo podemos beber, sino... Nos podrían dar convulsiones o cosas peores.

Brett: (Se sorprende) ¿Tan potente es?

Romani: Claro. El precio de una Reserva Romani es de 500 rupias, y en la época de mi abuela era de 200. Esta leche solo puede ser bebida por personas mayores de 18 años de edad.

Brett: Entiendo...

Romani: Otra cosa... Estas vacas se llaman Vacas Romani, que se diferencian de las otras vacas comunes y corrientes.

Brett: Oh, vale. Me ha quedado claro, jeje.

Romani: Me alegro. (Sonríe)

Brett: ¿Has ido a la Ciudad Reloj?

Romani: No, nunca... Siempre he estado aquí, en el rancho. Te confieso que me gustaría conocer esa ciudad.

Brett: Jeje, a mi también me gustaría, pero mi abue dice que ahí no vive gente muy buena.

Romani: ¿Lo dice por el Rey Damour?

Brett: Sí, ¿lo conoces?

Romani: No, pero tenemos una fotografía de él. Y sí, acá dicen lo mismo, excepto mi tío Talon, él dice que el rey es una buena persona.

Brett: Mmm... (Mira hacia abajo y vuelve a mirar su amiga) Bueno, ¿vamos a la casa? Quiero ver cómo es el rey. (Sonríe)

Romani: Como quieras. (Sonríe)

  • Los dos se dirigen a la casa. Antes de subir a la habitación de Romani, Brett y Romani cenan junto con los demás. Cuando terminan, Brett conoce la habitación de Romani y esta le muestra la foto de Damour y otra del fallecido ex Alcalde Dotour.

Romani: ¿A que son parecidos?

Brett: (Comparando las dos imágenes) Bastante, al igual que tú y tu abuela.

Romani: Sí, jejeje.

Brett: Jeje...

  • Los dos se quedan mirando mientras reían, pero cuando las risas concluyeron, vuelve a caer un silencio incómodo, aunque esta vez, era aún más profundo.

Romani: (Algo incómoda) Emmm... ¿Querías algo más?

Brett: Se podría decir que sí...

Romani: (Mira a los ojos rojizos de Brett) ¿Qué cosa?

Brett: Mmm... Qué tal si... Jugamos a... ¡Cosquillas!

  • Brett se acerca bruscamente a Romani, pero no la golpea ni hiere, solo le comienza a hacer cosquillas en la barriga y esta se las devuelve por el cuello. Cuando cae la noche, Brett le dice a su amiga que se acerca su cumpleaños N°12. Finalmente, Brett se despide de todos y se marcha del rancho con un abrazo de Romani en la entrada. El anti-héroe esperaba a su nieto en la casa.

Anti-héroe: (Sentado en un sofá) ¿Lo pasaste bien?

Brett: (Cerrando la puerta de entrada) Sí, muy bien, abue.

Anti-héroe: Jeje... (Se levanta del sofá y se acerca a su nieto) Recuerda que cumplirás doce años, por lo que comenzarás a ser un adolescente según las leyes Terminianas.

Brett: Lo sé, abue. (Sonríe)

Narrador: El cumpleaños del actual pre-adolescente se acerca, por lo que según las leyes Terminianas, Brett se convertirá en un adolescente, al igual que su amiga del rancho. Según las leyes, cada adolescente deberá trabajar, ya sea en la ciudad o en algún área de Termina, incluido el rancho. ¿Qué le esperará a Brett? Parte de la adolescencia será contada en el próximo capítulo, donde se podrá ver la relación aún más profunda entre Brett y Romani.

La historia continuará...

Véase el siguiente capítulo haciendo click aquí.

Recuerda comentar: "Si no comentas, no leíste el capítulo". Acepto dudas, te las puedo resolver, y críticas, para mejorar el fic. ^_^

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar