Fandom

Wiki The Legend of Zelda Fanon

The Legend of Seik: The Legendary Arrow/Prólogo

< The Legend of Seik: The Legendary Arrow

1.388páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentario1 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Prólogo: El comienzoEditar

Narrador: Después de unas semanas desde que Seik volvió con su familia a Kakariko, después de ser derrotado "El señor de la Tinieblas" llamado Zoz. Seik con unos nuevos amigos, Sombrío y Favian, jugaban en Kakarico a diferentes juegos. Las cosas no podía ir mejor en Hyrule, todos eran felices. Ahora mismo es de noche, Seik y Leik como sus amigos, vuelve a casa para cenar y dormir. Mel la supuesta madre de los hermanos, hizo el platano favorito de cada uno, fue una gran noche para la familia. Al cenar charlaron sobre lo ocurrido sobre el día, al finalizar esa charla todos con la barriga llena y con sus ojos agotados decidieron ir a dormir, a descansar... Los padres limpiaron los platos y los guardaron, al acabar se fueron a la cama. Seik y Leik estaban preparando su dormitorio cuando fueron interrumpidos... Una misteriosa sombra apareció en la casa. Mel salió del dormitorio para ver que era ese ruído, cuando puedo abrir la puerta, se sintió paralizada y dolorida. Su marido al escuchar los gritos de ella, armó con una espada e intentó detener al personaje desconocido. Seik y Leik se asustaron, pero finalmente salieron a luchar y defender igualmente a sus padres. Como ellos dos, fueron paralizados. La sombra entró al dormitorio y obtuvo una flecha... Normal y corriente, no se podía apreciar nada extraño en ella. La persona volvió a la gran sala donde estaba la familia paralizada, abrió la funda y extrajo la flecha. Este guardó la flecha en su "gorro" que llevaba en al cabeza. Una vez guardada la flecha, tiró al suelo la funda y se largó. Los efectos del "hechizo" dejaron de funcionar, Seik y Leik estaban perfectamente pero al contrario, sus padres se habían quedado literalmente, de piedra.

Seik: (Va corriendo hacia su padre) ¿Padre...? ¡Padre, por favor dime algo! (Después de golpear el suelo le salen 2 lágrimas, gira la cabeza para ver a su madre y cierra los ojos arrepentido)

Leik: (Sentando en una esquina de la casa mientras le caen lágrimas de sus ojos) Seik... vámonos, no quiero seguir pensando en esto.

Seik: (Mirando al suelo) ¿Qué haremos? ...

Leik: Puede que el viejo de la tienda de pociones nos ayude...

Seik: ¿Una poción para recuperar a nuestros padres? No creo que exista... (Va junto a Leik)

Leik: (Apoya la cabeza en el hombro de Seik) Descansemos...

Narrador: Los hermanos decepcionados por lo ocurrido, se juntan entre ellos y duermen en la misma esquina que se sentaron para hablar. Al pasar la noche, los dos llevaron las "estatuas de sus padres" a la habitación. Una vez movidas, salieron de la casa y fueron a visitar la tienda de pociones.

Seik: (Entrando por la puerta) ¿Hola?

Dependiente: Hola chicos... (Sigue con sus cosas)

Leik: (Apoya las manos en el mostrador) Perdone, necesitamos saber un par de cosas.

Dependiente: Cuenta, cuenta. (Se gira para prestar atención)

Seik: (Se acerca al mostrador) ¿Sabe si existe una poción para quitar el efecto de un hechizo, que supuestamente, hace que el individuo se quede de piedra literalmente.

Dependiente: (Mira a Seik) Sí señor. Esa poción existe, claro que no la tengo. Yo mismo puedo crearos la poción, pero necesito los respectivos ingredientes.

Leik: (Saca un pequeño papel y un lápiz) Adelante, dinos.

Dependiente: 3 colas de Largarto Desiértico, 2 colmillos de Lobo Blanco y por último 2 huesos de Esqueleto Naranja.

Leik: (Apunta todos los ingredientes) Está bien. Hasta luego. (Va hacia la puerta para salir)

Seik: Muchas gracias. (Va a la puerta)

Dependiente: De nada chicos. (Se da media vuelta y sigue con sus cosas)

Seik: (Fuera de la tienda) Bien... ¿Cómo encontramos todo eso?

Leik: Las colas de Lagarto Desiértico se encuentran en el Desierto Gérudo. 

Seik: Está bien. Para ello tendremos que usar algo para escalar...

Cuando Seik termina de pronunciar sus últimos palabras, de la nada sopla un fuerte viento arrastrando un pequeño papel, el cual fue a parar en la cara de del hermano de Seik. 

Leik: (Agarra el papel bruscamente y se lo quita de la cara, después le echa un vistazo) Oh... Aquí pone que en el Lago Hylia está la feria, en la cual hay un puesto de viajes a todo cañón. Podríamos hablar con su respecto dueño y decirnos que nos lleve al Gérudo. Como sabemos, el desierto está arriba mismo.

Seik: Pero el Lago Hylia está algo lejos. Aunque tenemos a mi caballo.

Leik: Tenemos que hacer cualquier cosa para salvar a nuestra madre.

De pronto de nuevo viene un soplo de aire, pero estaba vez es mucho más fuerte y... ruidoso. La puerta de la casa de Sombrío salió disparada. Seik y Leik observaron asustados y para su desgracia salieron unos mosntruos montados en cerdos salvajes. Era como una manada, de 5 o 6. El primero llevaba una lanza con un símbolo, y atrás, en su mismo cerdo estaban Sombrío y Favian amarrados. 

Seik: ¡Esos son Sombrío y Favian!

Leik: Tenemos que hacer algo... ¡Tu caballo!

Seik sacó corriendo su ocarina y tocó una melodía. Opac, el caballo de Seik se les acerco. Sin perder ningún segundo, los dos montaron y salieron detrás de los vandidos. Los dos vandos salieron a la pradera de Hyrule.

Seik: (Galopando) ¡Soltar a nuestros amigos!

Favian y Sombrío miraron hacía Seik y Leik. Al estar amarrador incluso en la boca, solo puedieron hacer un resalto con sus ojos asustados. Para su desgracia, uno de los vandidos se acercaba a ellos y con un mazo al parecer, bastante duro y resistente.

Leik: Le dispararé con una flecha. (Leik sacó su arco y lo cargó con una flecha) Bien, acércate... (Leik guiñó un ojo y lanzó la flecha)

La flecha fue dirigida a la cabeza del vandido. Llego rápidamente y fuertemente haciendo que el cerco tanto el vandido, cayeran al suelo.

Seik: (Gritando y galopando) ¡Aguanten! Leik, prepara tu arco. 

Seik se dirigió a la derecha, cerca de dos vandidos. Se puso lo más cerca que puedo, y Leik sorprendentemente, disparó dos flechas de golpe. Una le dio en el pecho del vandido, y la otra en la cabeza del otro vandido. 

Seik: Quedan dos más, y el "jefe". (Sigue galopando)

Leik: (Volviendo a cargar su arco) Acércate un poco al de la izquierda.

Seik: Está bien. (Apresura al caballo hacía la izquierda) 

De nuevo. Seik se acerca al vandido, y su hermano apunta y dispara la flecha dándole en el pecho. Esta vez el cerco cayó delante del caballo haciendo de que Seik y Leik cayeran al suelo. 

Seik: (Tirado en el suelo) ¡Se escapan! (Hace un pequeño gesto de dolor)

Leik: (Con algo de dolor) No tan deprisa... 

Leik algo dolorido, agarró su arco y Carcaj, cargó con una flecha el arco y disparó a un vandido. La flecha le dio en el cerco y no al vandido. Igualmente, el vandido cayó al suelo, pero no muerto. Seik y Leik montaron en el caballo rápidamente. Esta vez más rápido para alcanzar al jefe. Cuando llegaron enfrente del vandido caído en el suelo, Leik saltó del caballo para acabar con él. Mientras Seik siguió persiguiendo al jefe.

Leik: Acabemos con esto... (Desenfunda su espada y escudo)

Leik miró fíjamente a su enemigo. Después, corrió hacía él y dio un espadazo horinzontal. En el vandido se contemplaba como caía su sangre al césped verde iluminado por el sol en plena armonía. El vanvido contratacó con su mazo, cosa que no fue un problema para Leik, ya que se protegió con su escudo. Leik atacó de nuevo con un ataque horizontal en el vandido, pero esta vez, el vandido lo esquivó y pegó al escudo, el cual fue lanzado por los aires. Leik saltó pegó una patada en la cara de su enemigo, y para terminar clavó su espada en el pecho verde lleno de heridas anteriores. Una vez muerto, retiró la espada y la guardó.

Leik: (Mirando el alcantilado) Suerte hermano...

El Jefe de los vandidos corrían con su Cerco Salvaje, más conocido como "Bulbo" por el filo del alcantilado. Seik montado en su caballo lo seguía deprisa. Seik agarró el arco de Leik, el cual lo dejó antes de caer enganchado al caballo. Luego con cuidado lo cargó con una flecha y apuntó al Jefe. Por desgracia no le dio. El Jefe se adentró en un puente que conectaba una tierra con otra. Seik paró en el empiezo del puente, mietras tanto, el Jefe paró en el final del puente. Seik desenfundó su espada y el Jefe agarró su lanza...Al pasar 10 segundos los dos corrieron hacía el otro preparados para morir o vivir.

Seik: ¡Giaaah! (Empieza a galopar) ¡A por todas! 

Cuandos los dos estaban cerca, el Jefe le clavó la lanza a Seik en su hombro y le arrojó al suelo. Seik estaba herido y no se levantaba del suelo. El Jefe paró en el principio del puente y cargó hacía Seik de nuevo. Cuando el Jefe le iba a volver a clavar la lanza a Seik, este se impulsó hacía el Bulbo esquivando la lanza y además, le clavó una piedra en la parte de abajo del Bulbo. El cerco dolorido caminó de izquierda a derecha hasta caer al suelo junto al Jefe. Seik agarró su espada y corrió contra él, el Jefe sacó su mazo y también fue hacía él. 

Seik: ¡Estos son tus últimos minutos de vida! (Choca su espada contra su mazo)

Jefe: (Rié) 

La espada de Seik y el mazo del Jefe chocaron, los dos hacían bastante fuerza y las dos armas estában pegadas hasta que el Jefe, pegó una patada a la cadera de Seik venciendo el duelo de armas. Luego lo empujó y pegó un golpe a la mano de Seik haciendo que cayera su espada. El Jefe se preparaba para el golpe de gracia cuando Leik apareció lanzando su espada al cuerpo del Jefe.

Leik: ¡Acaba con él hermano!

Seik: ¡O tú, o yo!

Seik aprovechó que el Jefe estaba dolorido por la herida que le produjo la espada de Leik y se lanzó contra él. Los dos se agarraron y finalmente Seik logró tirarlo del puente, pero al caer el jefe le agarró la pierna y lo tiró consigo.

Leik: ¡No, Seik!

Leik corrió apresurado hacía la parte por donde ellos habían caídos. Cuando llegó se tumbo y miró hacía abajo... Por desgracia, solo se veía el negro color de la sombra y el vacío. Leik se tumbó hacía atrás y comenzó a visualizar todos los momentos felices con Seik mientras se le caían lágrimas. Pero de pronto unos signos de fuerza se podían escuchar. 

Leik: (Se levanta) ¿Se-Seik?

Seik: ¡S-sí, ayúdame!

El ruido de Seik venía por el lado opuesto al lugar por donde se habían caído. Leik raudo se lanzó a por las manos de Seik. Finalmente, lo subió al puente.

Leik: (Cansado) ¿Estás bien?

Seik: (Cansado) Sí sí, gracias hermano. Un momento... ¿¡Y Favian y Sombrío!?

Leik: (Mira por todas partes asustado) ¡Allí, en el final del puente!

Los dos corrieron al final de puente en busca de sus amigos, Favian y Sombrío. Cuando llegaron Seik y Leik sacaron sus espadas y cortaron las cuerdas.

Favian: Uf... Gracias a los dos.

Sombrío: Creía que ya jamás os veríamos.

Seik: Tranquilo. (Ríe)

Leik: Bueno. Tenemos que completar una misión.

Favian: ¿Eh? ¿Una misión?

Seik: Es verdad, no os lo hemos contado...

Los 4 se sentaron en un pequeño escalón que había en el puente. Los dos hermanos contaron lo ocurrido el día anterior, Favian se deprimió mucho sin embargo, Sombrío se levantó y se propuso a ayudarles. Al ver que Sombrío iba ayudar Favian se levantó he hizo lo mismo. Entre los 4 éran un grupo bastante fuerte. Sin más dilación los 4 montaron en el caballo de Seik, su rumbo, El Lago Hylia.

Sombrío: El Lago Hylia está algo lejos de aquí. 

Favian: No, no tanto. La mejor ruta es volver a Kakariko, pasar por la Garganta y luego por la Pradera. 

Seik: Sí, cierto. (Galopa hacía Kakariko)

El grupo galopó hacía Kakariko. Allí Favian y Sombrío se equiparon con sus objetos y armas, cuando terminaron obtuvieron otro caballo. El grupo se dividió en 2 por cada caballo; Sombrío y Leik, Seik y Favian. Favian y Sombrío cargaban los arcos con flechas para disparar a los enemigos que vieran, necesitaban llegar rápido.

Seik: ¡Cuídado! Allí hay Bokoblins. (Galopa hacía el puente de la garganta Kakariko)

Sombrío y Favian: Tranquilo. (Cargan el arco con flechas)

Leik: Ahora. ¡Disparen!

Favian: A la de 3. 1...2...3.. ¡Giah! (Dispara)

Sombrío: ¡Yeah! (Dispara)

El grupo pasó perfectamente gracias a la ayuda de Sombrío y Favian. Al cabo de unos minutos llegaron a la Pradera. 

Sombrío: Creo que está terminando el día y no hemos llegado.

Seik: De eso nada. ¡Giaaah! (Seik pegó dos patadas al lomo de su caballo hacíendo que corriera más)

Leik: ¡Giaah! (Repite lo mismo que Seik) Favian, dispara a ese Salfo.

Favian: Mejor lanzo una bomba. 

Sombrío: ¿Stalfos en esta parte? Que raro...

Seik: Cierto, no son nada comunes. 

Favian se levantó en el caballo, disparó una flecha para captar la atención del enemigo y después, le lanzó la bomba que lo hizo polvo. 

Leik: Ahí vienen dos pájaros, terminar con ellos.

Sombrío: ¿Sabes? Tienen un nombre. (Ríe a la misma vez que dispara dos flechas a los enemigos)

Seik: No es hora de chistes. (Ríe) ¡Vamos, queda poco! (Pega dos patadas en el lomo de Opac)

El grupo de los 4 héroes llegaron al Puente Hylia, cuando lo cruzaban se encontraron ha otro vandido por sorpresa. 

Seik: (Galopando) ¡No, un vandido! ¡Terminen con él, rápido!

Por desgracia, el vandido disparó dos flechas a los caballos hacíendo que se pegaran golpes de izquierda a derecha con las varandillas del puente, finalmente, calleron todos por el puente.

Favian: (Cayendo por los aires) ¡Aaaaaaaaaah! (Grita desesperadamente)

Leik: ¡Moriremos todos! ¡Uaaaaah!

Sombrío: Fue un placer conoceros chicos. ¡Aaaaaaaah!

Seik: Arg... ¡Esperen!

En la caída de pronto se vio rastro de oleaje, es decir, estaban cayendo al mar del Lago. Todos cayeron al agua y se sumergieron hasta que nadaron en la superficie. 

Seik: (En la superficie) ¡Woooooow! 

Favian: ¡Esto fue flipante! (Echa a reír) 

Sombrío: (Sale a la superficie) Creo que me comí un pez...

Leik: ¡No jodas Sombrío! (Ríe) 

Seik: Bueno chicos, vayamos al puente de allí.

El grupo de amigos nadaron hacía un corte puente que conectaba un campo de tierra firme y una balsa de madera donde había un señor y un cañón. Seik y Leik nadaron más rápido que Sombrío y Favian puesto que había un cañón, lo necesitado para ir al Desierto Gerudo y cumplir con uno de los ingredientes. Seik y Leik charlaron con el señor el supuesto propietario del cañón.

Seik: Disculpa Señor, ¿Es suyo el cañón?

Señor: Claro chicos. Por 20 rupias un cañonazo hacía nuestro juego, 50 rupias hasta el Desierto Gerudo y bueno, por 100 rupias os reparo un cañón. 

Leik: ¿Qué, 50 rupias para ir al Desierto? Seik, no tenemos nada... Y necesitamos 50 rupias

Favian y Sombrío al fin llegaron junto a los hermanos Jin.

Sombrío: ¿Qué pasa?

Seik: Que necesitamos 50 rupias, y ni tenemos 1ª...

Favian: Oye Señor. ¿Hay alguna forma de que nos rebaje el precio?

Señor: Pues... Sí, podeis trabajar para mí. 

Leik: Está bien. ¿De qué se trata?

Señor: Tendreis que pescar y darme una "Carpa Jein".

Sombrío: Pero señor, usted sabe bien que cazar a ese pez es imposible.

Señor: Ustedes deciden.

Seik: Sí, está bien. 

El grupo caminó a las plataformas de tierra firme que había conectado al puente. Se sentaron y empezaron a pensar cómo cazarían a esa carpa.

Seik: Antes de todo necesitamos una caña. 

Favian: Eso es fácil, con un palo de por allí y una cuerda o hilo se hace. Lo segundo es cebo, por cierto Sombrío tiene algo de pan. 

Leik: Pero no creo que el pan haga que la Carpa Jein pique.

Sombrío: Tenemos que intentarlo, sea como sea. Bueno, ya está oscureciendo, mañana nos pondremos en marcha.

Los 4 se tumbaron cerca de unas piedras y intentaron dormir, aunque era difícil, el suelo estaba frío y había bastante viento. Al cabo de las horas, el alba se iba poniendo en el oscuro cielo iluminando la tierra. Favian se levantó y contempló el dulce y caliente amanecer... Poco a poco todo el grupo se levantó y se sentaron junto a Favian, para comtemplar el bello sol.

Leik: Creo que me está entrando mucha hambre, y el pan es el cebo.

Seik: Bueno... Podemos pezcar peces normales, nos servirá para quitarnos el hambre un poco. (Ríe)

Favian: Habrá que intentarlo. (Sonríe)

Sombrío: Chicos, creo que deberían ver esto.

Leik: ¿Qué pasó?

El grupo se volteó para observar lo que tanto miraba Sombrío. Cuando lo descubrieron se quedaron anonadados, era un gigante, un titán... Todos rápidamente desenfundaron sus espadas y armas preparados para lo peor.

Favian: Vale... ¿Algún plan?

Seik: Golpear su cuello, según los mitos y leyendas así se derrotan.

Sombrío: Bien, yo me subiré. Ustedes si pueden le distraen para que no se de cuenta, en mi bolsa llevo un par de cuerdas.

Leik: A la de tres. ¡Una, dos y... Tres!

Leik disparó un par de flechas al pecho del titán para llamarle la atención. El gigante pegó un puñetazo al suelo, aprovecharon y los tres dieron ataques a su muñeca para causarle algo de dolor. Mientras tanto, Sombrío subía por una pequeá y larga torre que había atrás del titán. Leik seguía disparando flechas y moviéndose de lado a lado para evadir los ataques del titán. Sombrío al subir a la estrecha torre mató un par de cuervos que le intentaban tirar. Una vez acabado con ellos con el gancho que Seik le prestó anteriormente al empiezo de la aventura. Amarró el gancho a la cuerda y lo lanzó al cuello del gigante que quedó clavado. Seik hábilmente subió a una roca, saltó y clavó su espada en el muslo del titán para que no notara a Sombrío. El titán agarró con la mano a Seik y lo llevó hacía su cara. Era el momento perfecto para acabar con él. Sombrío hizo corte tras corte en el cuello del titán, sin cansarse golpeaba con su espada lo más rápido posible al gigante. Cuando este iba a arrancarle con sus dientes la cabeza de Seik, Sombrío le dio en el punto clave de los titanes y cayó al suelo derrotado. Después de que el polvo se esfumara, se podría ver a Seik ya Sombrío tumbado encima del titán.

Favian: Vaya, menuda pelea. (Ríe)

Leik: Pero... ¿De dónde salió ese titán?

Seik: (Estornudando por el polvo) Ni idea... Aunque posiblemente fuera ese tipo que hizo piedra a nuestros padres.

Sombrío: Hu...Bueno, si mal no recuerdo, íbamos a pescar. (Ríe un poco)


...CONTINUARÁ...

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar