Fandom

Wiki The Legend of Zelda Fanon

The Legend of Sergio 2: Capítulo 33

1.388páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

TLoS2 Cap.33.png

De repente las arenas movedizas desaparecieron y apareció un círculo de luz en el que estaba el Tomahawk de Lexaeus. Sergio lo cogió y él y Nelly ascendieron a una plataforma rodeada de arena. De ella salió el Guardián del Templo Gerudo, que tenía el siguiente aspecto:

Guardián del Templo Gerudo.PNG

Guardián del Templo Gerudo: Joven héroe de Términa, muchas gracias por salvarme.

Sergio: No hay de qué.

Guardián del Templo Gerudo: Ahora que ya nos has salvado a todos, podremos ayudarte a vencer a los miembros de los Emperadores Oscuros que quedan. Pagarán por lo que le han hecho a los templos.

Nelly: Agradecemos mucho que vayáis a ayudarnos.En fin, tenemos que irnos ya.

Guardián del Templo Gerudo: Está bien, hasta luego.

De repente apareció un haz de luz y Sergio y Nelly aparecieron en la entrada del templo. Entretanto, la tormenta de arena desapareció.

Gerudo: Bien, por fin ha desaparecido esa maldita tormenta.

En la entrada del templo...

Rubí: Enhorabuena, sabía que lo conseguirías.

Sergio: Bueno, la verdad es que vencer a este tipo no ha sido nada fácil.

Rubí: Y por haber salvado a la población Gerudo, quería proponerte algo: ¿Te gustaría quedarte a dormir en la fortaleza?

Nelly: ¿Hablas en serio?

Rubí: Completamente.

Sergio: Bueno, vale. ¿Qué dices tú, Nelly?

Nelly: Está bien, nos quedamos.

Rubí: Bien, ahora volvamos a la fortaleza.

Ese día por la noche,en el castillo de los Emperadores Oscuros...

Axel: Lexaeus también ha caído. Parece que sólo quedamos nosotros dos.

Roxas: A este paso ese chico acabará con nosotros antes de que consigamos la Trifuerza.

Axel: ¿Y qué hacemos?

Roxas: Hace seis meses la princesa me dijo que no sabía nada de la Trifuerza, pero no me lo creí. Ella lo tiene que saber por narices.

Axel: ¿Sugieres que vayamos a buscarla? Hace seis meses que nadie sabe nada de ella.

Roxas: Por supuesto. Removeré cielo y tierra para encontrarla.

Axel: ¿Y por dónde empezamos? Podría estar en cualquier parte.

Roxas: No te preocupes, mandaré a los Umbríos a buscarla por todo Hyrule. Si la ven me informarán.

En la fortaleza...

Sergio: Bueno, pues ya hemos rescatado a todos los guardianes. Mañana tocará acabar con los dos miembros de los Emperadores Oscuros que quedan.

Nelly: Sí, y no va a ser nada fácil.

De repente a Nelly le empezó a doler la cabeza.

Zelda: Nelly, ¿me oyes?

Nelly: Perfectamente, princesa. ¿Qué ocurre?

Zelda: ¿Tenéis ya las armas de los Emperadores Oscuros?

Nelly: Sí, menos la de Axel tenemos todas las demás.

Zelda: Está bien. Mañana nos veremos en el Templo del Tiempo y planearemos una estrategia para vencer a los Emperadores Oscuros de una vez por todas.

Nelly: Está bien.

A Nelly dejó de dolerle la cabeza.

Sergio: ¿Y bien?

Nelly: Ha dicho que mañana nos veamos en el Templo del Tiempo para pensar una estrategia para vencer a los Emperadores Oscuros.

Sergio: Mañana será un día muy importante. O acabamos con ellos o Hyrule está perdida.

Nelly: No te angusties, si fuiste capaz de vencer a Dark Sergio hace seis meses podrás con ellos.

Sergio: Sí, pero ellos son más fuertes. Será mucho más difícil.

Nelly: En eso llevas toda la razón. En fin, buenas noches.

Sergio: Buenas noches.

Al día siguiente...

Roxas: Por fin ha llegado el día. Escuchadme bien, quiero que capturéis a todos y cada uno de los habitantes de este reino. No quiero que nadie me estorbe en la búsqueda de la princesa. Ahora iros.

Los Umbríos asintieron y se fueron.

Axel: ¿Y cómo van a capturar a los habitantes de Kakariko? Por alguna razón no pueden entrar ahí.

Roxas: Tienes razón, eso sí que puede ser un problema.

De pronto apareció un Umbrío y le dijo algo a Roxas.

Roxas: Interesante...

Axel: ¿Qué sucede?

Roxas: El Umbrío que acaba de aparecer me ha dicho que la princesa se dirige al Templo del Tiempo.

Axel: ¿Y para qué iba a ir allí?

Roxas: No lo sé, pero lo importante es que por fin da señales de vida. No pienso desaprovechar esta oportunidad.

Axel: ¿Y si ese chico aparece?

Roxas: No te preocupes, yo me encargaré de que no nos moleste. Puede incluso que no nos moleste nunca más. ¡Jajajajajajajaja!

Mientras tanto, en la fortaleza Gerudo...

Sergio: Adiós, gracias por todo.

Rubí: Gracias a ti chico, que te vaya bien.

Sergio se montó en Tornado y él y Nelly se fueron.

Sergio: Zelda dijo que teníamos que ir al Templo del Tiempo, ¿no?

Nelly: En efecto, vamos para allá.

Sergio: Está bien. ¡Vamos, Tornado!

Tornado asintió y se fueron en dirección al Templo del Tiempo.

Mientras tanto, en Kakariko...

Andrea: El cielo se está oscureciendo. Esto no me gusta un pelo.

De repente aparecieron cuatro Umbríos rodeándoles a ella y a Tobi, el cual empezó a gruñir.

Andrea: ¿Pero qué son estas cosas?

Uno de los Umbríos cogió a Andrea del brazo e intentó llevársela.

Andrea: ¿Pero qué haces? ¡Suéltame! ¡Suéltame!

Tobi mordió una pierna al Umbrío y éste soltó a Andrea, pero golpeó a Tobi.

Andrea: ¡No, Tobi!

De repente apareció un charco oscuro debajo de ellos y se hundieron.

Andrea: ¡Nooooooo!

En el Bosque Kokiri...

Chica Kokiri: ¡Han vuelto esas cosas!

Mido cogió una espada e intentó darle, pero no pudo.

Mido: ¿¡Pero qué...!?

De repente apareció un charco oscuro debajo de ellos y se hundieron.

En la Ciudad Goron...

Jefe Goron: ¡Vete de aquí!

El jefe de los Goron intentó pegar un puñetazo a uno de los Umbríos, pero lo esquivó y le derrotó junto con los otros. Entonces apareció un charco oscuro y los Goron se hundieron.

En el Dominio Zora...

Zora: ¿Pero por qué han vuelto?

Rey Zora: No lo sé.

Los Zora atacaron a los Umbríos, pero éstos les esquivarla y les derribaron.

Rey Zora (bajándose de su asiento): ¡No!

De repente apareció un charco oscuro en el que se hundieron el Rey Zora y los demás Zoras.

En la Fortaleza Gerudo...

Gerudo: ¿Pero ese chico y tú no habíais vencido a esas cosas ayer?

Rubí: Sí, pero por alguna razón han vuelto.

Rubí y el otro Gerudo atacaron a los Umbríos, pero les esquivaron y les derrotaron. Después apareció un charco oscuro y se hundieron ellos y los demás Gerudo.

Volviendo con Sergio y Nelly...

Sergio: ¿Por qué se ha oscurecido el cielo de repente?

Nelly: Ni idea, pero da muy mal rollo. Démonos prisa.

Sergio y Nelly llegaron a la entrada de la ciudadela, pero un Umbrío apareció y les bloqueó el paso. Entonces Sergio se bajó de Tornado.

Sergio: Aparta de mi camino.

De repente aparecieron montones de Umbríos alrededor de Sergio, Nelly y Tornado.

Sergio: Madre de Dios, ¿pero cuántos hay?

Nelly: Hay 500, ni uno más ni uno menos. ¿Crees que podrás con ellos?

Sergio: No he llegado hasta aquí para rendirme ahora. Me da igual cuántos sean, no me intimidan.

Sergio se transformó en adulto, transformó el Escudo Hylian en otra Espada Maestra y se fue a por los Umbríos.

Continuará...

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar